SOBRE EL LINO

Cuando la arruga es elegancia

El lino es la fibra vegetal más ecológica de todas las que existen, desde la perspectiva de su fabricación. Los tejidos elaborados con esta planta son tres veces más fuerte que los fabricados con seda o algodón, por lo que su durabilidad es excepcional y permite la transpiración natural.

Desde tiempos inmemorables, el lino ha estado presente en la vestimenta de diversas culturas, siendo hoy la fibra predilecta de diseñadores en todo el mundo.

A simple vista, las prendas de lino son brillantes, lisas e impecables, cualidades que les permiten ser elegantes y con mucho estilo. Asimismo, el lino nunca pasa de moda, siendo apta para cualquier temporada y estilo de vida.

Puesto que el lino es una tela que tiende a arrugarse con facilidad, con un buen cuidado se puede evitar el exceso y acompañarnos por años e incluso por generaciones.

Cuidados del lino

El lino es una tela fresca, ideal para varias ocasiones. Además, es natural, resistente y suave, aunque requiere de un cuidado especial para que conserven todas sus cualidades.

  • Lavar siempre a mano. En caso de usar lavadora, hay que colocarla en una bolsa para prendas delicadas.
  • Utilizar agua fría, ya que el agua muy caliente puede provocar que el lino se encoja.
  • Emplear detergente para ropa fina. Los jabones líquidos con un contenido de lejía bajo se pueden utilizar sin inconvenientes en el lino blanco, pero jamás en el lino natural o en un lino con bordados.

Por lo general, se recomienda el lavado en seco para la ropa de lino, sin embargo, se puede lavar en casa con los siguientes cuidados:

  • Nunca se deben centrifugar o exprimir, solo tenderlas en un gancho bajo la sombra para que se seque.
  • Planchar la ropa todavía húmeda a una temperatura media.
  • Guardar la prenda ya completamente seca. De otra manera, la ropa se deteriora y pierde la firmeza de su color.